¿ Se puede rechazar una oferta de trabajo ?

Rechazar una oferta de trabajo no es el fin del mundo, aunque estemos parados siempre puede surgir una nueva oportunidad, y debemos tener en cuenta que nadie se puede aprovechar realmente de nuestra situación actual.

Las condiciones contractuales, los gastos inherentes al realizar nuestra labor como el desplazamiento, gastos en comidas, etc. pueden que influyan en nuestra decisión final.

rechazar una oferta de trabajo

rechazar una oferta de trabajo

Rechazar una oferta de trabajo no es el fin del mundo

Muchas personas que buscan trabajo están tan desesperadas que aceptan cualquier condición u oferta que les presenten, sin llegar a analizar si las condiciones que ese nuevo trabajo tienen realmente son aceptables y se ajustan a su situación. No se trata de que pretender tener unas condiciones laborales increíbles, simplemente, a veces algunos detalles de la oferta laboral pueden llegar a ser incluso negativas a nivel económico, y por tanto se deben tener en cuenta.

Por ejemplo, es importante valorar la distancia que tenemos de nuestro hogar hasta el trabajo, y en que medio de transporte realizamos este desplazamiento, cuantas veces al día y que coste tiene. Muchas veces podemos llegar a tener que destinar la mitad del sueldo a transporte, lo que claramente es un gasto que no podemos asumir eternamente.

También es importante tener en cuenta los horarios, ya que rechazar una oferta de trabajo puede ser difícil, pero si los horarios son partidos el quedarnos a comer cerca del trabajo también puede suponer rebajar nuestros ingresos de forma drástica. La mayoría de veces sumando estos dos gastos podemos encontrarnos con que el sueldo prometido de inicio no satisface nuestras necesidades y por tanto puede llegar a ser negativo ese nuevo empleo.

Aunque rechazar una oferta de empleo puede ser una reacción poco habitual, si que se debe tener en cuenta todos estos elementos, y no dejarnos llevar por la presión de la familia o el tiempo que llevamos sin trabajar, ya que al final, el trabajo no deja de ser una forma de conseguir vivir dignamente, no un objetivo vital en si.

Leave a Reply