Ser el segundo en un proceso de seleccion de personal

Las empresas a veces se encuentran con que, después de un proceso de seleccion de personal, no consiguen al candidato que les apetecía.

Las razones son infinitas: el candidato elegido puede rechazar el puesto, recibir una contraoferta de su empresa o incorporarse al puesto para al poco tiempo demostrar que no es la persona apropiada.

Ser el segundo en un proceso de seleccion de personal

Ser el segundo en un proceso de seleccion de personal

En casos lo primero que harán las empresas será recuperar la lista de preseleccionados y preguntarse si había en ella algún número dos aceptable. Cuando te ocurra algo similar y te llamen con carácter de suplente, hay que aceptar que puede haber otros candidatos mejor posicionados de cara a la oferta de trabajo.

Que te llamen en segundo lugar, no quiere decir que les parezcas que estás menos capacitado para el puesto. En otras ocasiones a la empresas les cuesta tirar de esa lista encabezada por el número dos. Las razones también son múltiples:

  • Después de comunicar a los candidatos no seleccionados que el puesto no sería para ellos, al responsable de recursos humanos podría resultarle violento desdecirse.
  • En algunos casos será necesario explicarle al número dos que no es la opción original, y la empresa puede considerarlo un mal arranque.
  • La empresa supone que el número dos ya no estará interesado.

Tu trabajo es conseguir que la empresa piense en ti.

Cuando has estado tan cerca del puesto, no debes dejar de intentar posicionarte bien para una carambola de este tipo. Para ello, es básico asegurarte de que el canal de comunicación con la empresa ha quedado abierto, aunque fueras rechazado en primera instancia. Ház a la empresa  perder el miedo a llamarte si le necesitan.

¿Como conseguirlo? 

  • Si te notifican por escrito que no le ofrecen el puesto de trabajo, no dejes de responder. Envía un correo electrónico o una carta, explicando amablemente que ha supuesto una pequeña decepción perder esa oportunidad. Al mismo tiempo, agradécelo y expresa tu interés por volver a optar a un puesto similar, si sugiera en el futuro.
  • Después de un tiempo prudencial (dos o tres semanas), llama a la persona responsable de la contratación, recuérdale quién es eres, e interésate por si ha quedado cubierta la vacante. Es importante que hagas esto con tacto, sin parecer ansioso: ten en cuenta que tu único objetivo es causar una buena impresión y señalar que aún sigue ahí.

Como comentábamos antes, las etapas del proceso de seleccion de personal en una empresa no son algo cerrado y que aunque en un primer momento sea ocupado el puesto, se pueden dar muchas circunstancias que dejen el puesto libre otra vez.

Leave a Reply